Juegos I (naipes)
por Luis Sebastián


Recientemente se ha remodelado en esta web el apartado de juegos, rediseñando algunos e incorporando otros nuevos. La principal finalidad de estos juegos es ayudar a los principiantes -y no tan principiantes- a poner en práctica las técnicas de memorización, ejercitarse con las mismas y desarrollar la habilidad que permita aplicarlas después con soltura a cuestiones de mayor interés.

A modo de guía, para los más despistados, inicio con el presente una breve serie de artículos donde sugerir ciertas formas de aprovechar estos juegos para poner a prueba nuestras capacidades mnemotécnicas (y aprender a utilizarlas). Empecemos con algo sencillo, por ejemplo, los juegos de cartas o naipes.


BARAJA LUNIO

Intentemos memorizar tres cartas del juego «Baraja lunio». La tarea es simple y no requiere mnemotecnia alguna: aparecerá una carta con una figura, otra carta con otra figura, y una tercera con otra figura más. Como tan solo son tres, será fácil señalar después en el correcto orden las cartas que se han mostrado.

Pero si aumentas la cifra a cuatro o cinco seguramente empezarás ya a tener algún problema y puede que alguna carta se te despiste o que no las señales en el orden correcto. Apliquemos entonces una de las mnemotécnicas más simples y fáciles, la técnica de la historieta.

Como ya sabes, consiste en improvisar una original y llamativa aventura donde van apareciendo, como protagonistas, los distintos elementos a recordar.

Supongamos que aparece primero la carta del chupete: bien, tengo un chupete. La siguiente carta es una serpiente: imagino que tengo un chupete y me pregunto «¿y esto para qué me sirve?» cuando de pronto aparece una serpiente y se me ocurre, para que no pique, ponerle el chupete en la boca. Siguiente carta es un ancla: la serpiente, contenta con su chupete, se va de vacaciones y buceando por la playa tropieza con un ancla perdida. Siguiente carta, un helicóptero: pero el ancla de pronto desaparece tirada por un helicóptero que intenta rescatarla del mar. Siguiente carta, un conejo: pero ese helicóptero hace maniobras muy extrañas, claro, resulta que le piloto, que estaba en una fiesta de disfraces, con las prisas no se ha podido quitar el disfraz de conejo y no logra controlar bien el helicóptero con el disfraz de conejo puesto.

En lugar de cinco datos sueltos, con ayuda de la historieta tengo cinco elementos pero hilvanados a través de una extraña y singular aventura. ¿Qué cartas aparecían? Rememorando la aventura resulta fácil: chupete, serpiente, ancla, helicóptero, conejo.

Prueba primero a memorizar unas cartas sin más y repite después el mismo ejercicio pero aplicando la técnica de la historieta: observarás que recuerdas las cartas mejor y más rápido.

A medida que vayas adquiriendo habilidad con el asunto de improvisar singulares historias, aumenta el número de cartas: verás como logras memorizar muchas más figuras que si simplemente confiaras el recuerdo a tu memoria natural.


DETECTA AL INTRUSO

Para hacer el asunto más interesante, con la baraja lunio también dispones del juego «Detecta al intruso». Básicamente se trata del mismo ejercicio pero, a diferencia de antes, que disponías de todo el tiempo del mundo para componer la historieta, ahora tienes un tiempo limitado, lo que pondrá a prueba tu capacidad para improvisar una aventura rápidamente.

Debes intentar memorizar cada vez más cartas en menos tiempo.


BARAJA ESPAÑOLA Y BARAJA INGLESA

Para memorizar cartas de la baraja española o de la baraja inglesa el truco es el mismo que se utiliza para memorizar las cartas de la baraja lunio, solo que primero hay que preparar una figura para cada carta. Me explico:

En la baraja lunio cada carta tiene una figura distinta, de modo que cada carta está perfectamente identificada y no se pude confundir una con otra. Pero en la baraja española e inglesa solo tenemos cuatro figuras (oros, copas, espadas, bastos; o bien picas, corazones, diamantes, tréboles) que se repiten continuamente, y resulta fácil confundir un cinco con un seis de oros o un ocho con un nueve de diamantes.

Así que, primero, antes de empezar el juego, hay que preparar una figura única e inconfundible para cada carta. Por ejemplo, el as de oros puede ser un cofre de joyas donde destaca un viejo doblón español, el dos de oros una striper que en vez de sujetador se cubre con solo dos monedas, el tres de oros serán esas tres fichas de la suerte con las que juegas al tres en raya, etc.

De esta forma, las aventuras se forman, no con el número de la carta, que sería fácil de confundir, sino con las figuras de estas cartas (juego del tres en raya -tres de oros-, la striper -dos de oros-, el cofre de joyas -as de oros-, etc.)

Una vez preparadas las figuras correspondientes a cada carta el juego se practica, como decía antes, igual que con la baraja lunio.

NOTA: Existen varias formas de preparar una imagen para cada carta. Mira también el artículo Memorizar las cartas de la baraja.


LOS PROFESIONALES

¿Y si quiero memorizar todas las cartas de la baraja?

Es verdad que la técnica de la historieta es sencilla y funciona bien siempre que la lista de cartas no sea demasiado larga. A partir de diez o doce (más o menos) es fácil que algún elemento se despiste, por lo que si el objetivo es memorizar cuarenta cartas, o más, hay que recurrir a otra técnica. ¿Qué técnica? El clásico método de los lugares o método loci.

El mecanismo es el que ya conoces: si quieres memorizar cuarenta cartas, te aseguras primero de tener dispuesta una ruta de cuarenta lugares; así, durante el juego, vas asociando cada carta (la figura de cada carta, para ser exactos) a cada lugar de la ruta. Después, repasando la ruta, cada lugar te irá señalando la carta vinculada al mismo.

Por tanto, estos juegos de cartas también resultarán muy útiles para practicar con el clásico método de los lugares.

NOTA: Si aun no conoces técnicas básicas como el método de los lugares, descúbrelas en el Breve manual de mnemotecnia que puedes descargar, gratis, desde la sección [Archivo].


Enlace: sección de [Juegos].



Comentarios

tecaze