La ingeniosa técnica de nemotecnia de Genghis Khan

Artículo realizado por Guillermo para el Blog "La aldea irreductible".
(Artículo original publicado en www.irreductible.es)


Hoy traigo a la Aldea una curiosa y desde luego ingeniosa técnica de nemotecnia (asociación mental para facilitar el recuerdo de algo) ideada por Genghis Khan para transmitir correctamente las órdenes a sus oficiales y soldados en el campo de batalla.

A principios del siglo XIII, el ejército mongol de Genghis Khan ya era uno de los mejores y más temidos de la Historia.

Gran parte del éxito procedía del carisma y capacidad de liderazgo de Genghis Khan, que había conseguido unir en su ejército a multitud de tribus dispares.

Pero otra parte no menos importante de ese éxito provenía de la logística, estrategia y planificación de las tácticas de lucha, que permitieron a su ejército conquistar vastos territorios aún estando en evidente desventaja numérica en muchas de las batallas.

Pero, ¿cómo pudieron el gran Khan y sus generales coordinar, ya en el campo de batalla, de manera tan ágil y perfecta sus complejas órdenes y tácticas de lucha (ataques relámpago y retiros coordinados, fintas... etc) con un ejército que era casi totalmente analfabeto?

Como sabe cualquiera que haya jugado al juego del teléfono, hacer llegar una instrucción verbal concreta en el transcurso y fragor de la batalla podría llevar a confusión, y las órdenes confusas pueden ser fatales.

Sabedor de esto, ¿qué hizo el Khan?

Pues puso a sus hombres a cantar.

Cantar es una forma común en los ejércitos para llevar mejor el tedio de largos día de viaje. También ayuda para marcar un ritmo de marcha y que los soldados caminen al mismo tiempo.

Sin embargo, Genghis Khan puso en práctica un nuevo uso: todos y cada uno de los hombres del ejército mongol aprendieron un conjunto de melodías, sin letra.

Durante días y días las entonaban para asegurar que las melodías se grababan sólidamente en sus memorias.

Después, en el campo de batalla, los generales y oficiales insertaban sus órdenes en una de aquellas melodías estándar, como si se tratase de la letra de una canción.

Para los mensajeros, recordar con exactitud y literalidad estas órdenes se hizo muy fácil: como nos pasa a nosotros cuando cambiamos la letra de una canción que nos es muy familiar.

Además, cualquier soldado podía hacer las veces de mensajero, puesto que todos ellos habían memorizado las melodías.

Las órdenes en el campo de batalla se transmitían con exactitud y ya no daban lugar a confusión.

El método funcionó tan bien que todas las leyes y reglas de conducta del soldado mongol fueron pasadas como letra de canciones para que todos y cada uno de los hombres pudiera aprendérselas y practicarlas.

Hoy en día el canto sigue siendo una parte de la nemotecnia, o la técnica de la memoria.

De hecho, el alfabeto se suele seguir enseñando a los niños con la canción del abecedario, al igual que las tablas de multiplicar con esa musiquilla repetitiva... y seguro que conocéis muchos más ejemplos...

 

Fuentes y más información:
En damninteresting, que a su vez toma la anécdota del libro “Genghis Khan and the making of the modern world” de J. McIver Weatherford.



Comentarios

1

Esto hay que recordarlo.


2

Una anécdota interesante


tecaze