Los palacios de la memoria
por Luis Sebastián Pascual


A pesar de ser una técnica muy antigua, es difícil encontrar en los actuales libros de mnemotecnia una descripción del método de los palacios de la memoria; algunos lo mencionan, muy pocos lo explican. Unas veces será por desconocimiento del autor, muchas otras porque no se considera conveniente enredar al lector con una técnica que, al ser un tanto elaborada, en un principiante provocará más confusión que otra cosa.

Pero en estos últimos años, algunos autores de ficción han dado vida en sus novelas a personajes con una memoria prodigiosa, casi infinita. Para justificar tan portentosa facultad, convierten a este personaje en un maestro del misterioso arte de los palacios de la memoria (por ejemplo, el asesino Dr. Hannibal Lecter, interpretado por Anthony Hopkins en la película «El silencio de los corderos»).

Esto ha despertado cierta curiosidad por saber en qué consiste exactamente eso de los palacios de la memoria y cómo se lleva a la práctica, cuestión a la que se dedica el presente artículo. Ahora bien, insisto en que esta técnica no es para principiantes: para comprenderla es necesario estar familiarizado con las técnicas de memorización y, como mínimo, conocer y tener cierta habilidad con el método loci.

Si te consideras capacitado, adelante.

NOTA: Si todavía no dominas los rudimentos básicos de la mnemotecnia, primero echa un vistazo al Breve manual de mnemotecnia que puedes descargar, gratis, desde la sección de [archivo].


Introducción

Cuando he leído antiguos textos sobre las reglas de la memoria artificial, siempre me ha llamado la atención que todos ellos dediquen algunas líneas a describir, con mayor o menor detalle, cómo deben ser las estancias que tomaremos como referencia para aplicar el método loci.

Nunca me ha parecido justificado este esfuerzo porque, primero, va a ser muy difícil encontrar una estancia con las justas medidas recomendadas, y segundo, porque da igual cómo sea la estancia, pues la eficacia del método está contrastada: funciona perfectamente bien tanto si mi comedor es grande o pequeño, oscuro o luminoso, de techos altos o bajos, etc.

Pero después me percaté de que esas descripciones sí toman verdadero sentido al considerar que no solo se aplican a lugares reales, sino también a lugares imaginarios creados en nuestra mente, es decir, a lo que denominamos «palacios de la memoria».

Aunque es fácil para quien tiene una experiencia relativamente amplia obtener tantos entornos y tan apropiados como desee, sin embargo quienes piensen que no encontrarán entornos bastante apropiados podrán disponer de tantos como quieran, pues la imaginación puede concebir a su gusto cualquier espacio y formar y construir en él un entorno. Por lo tanto, si no nos satisfacen los entornos que están a nuestra disposición, podremos mentalmente determinar para nosotros mismos un espacio y disponer en él entornos apropiados, fáciles de distinguir.

Rhetorica Ad Herennium libro III, 28-40 (siglo I a.C.) - La negrita es cosa mía.

Así pues, vemos que el método loci puede emplearse utilizando estancias reales o ficticias. A estas estancias ficticias, imaginadas, las llamamos «palacios de la memoria». Y para que cumplan eficientemente su cometido, es conveniente seguir una serie de consejos.


Construir el palacio

Es habitual que cuando un principiante empieza a construir su palacio imagine habitaciones grandiosas repletas de mil objetos, pues siendo cada objeto un locus o punto de referencia, cuantos más objetos adornen la estancia, más cosas podremos memorizar. Es decir, ya que el sistema consiste en vincular cada concepto a recordar con un mueble, cuantos más muebles tenga en la habitación más cosas podré memorizar empleando esta estancia.

Pues bien, esto es un error. Lo recomendable es que cada estancia o habitación no tenga más allá de 9 o 10 objetos (o incluso menos).

El motivo es evidente: ten en cuenta que estas habitaciones tan solo existen en nuestra mente, por tanto, debemos evitar cualquier elemento que nos pueda llevar a confusión o que dificulte una visión clara y diáfana del lugar. Y ubicar quince objetos distintos en un metro cuadrado -habiendo de tener presente además el orden en que están dispuestos- no es algo que invite al éxito.

Lejos de parecerse a un castillo medieval, inicialmente nuestros palacios deberían ser construcciones simples y de amplios espacios, como esos museos contemporáneos que parecen medio vacíos, pues emplean una enorme pared para exponer tan solo un pequeño cuadro. Un modelo de habitación podría ser el siguiente:

 

 

Como puedes observar, se trata de una estancia rectangular con objetos ubicados en el centro de las paredes y esquinas.

Estos objetos no deben tener nada alrededor, pues el propósito es que cuando te imagines viendo un objeto, en tu campo de visión no haya otra cosa que pueda distraer la atención. Además, deberían estar situados a la altura de los ojos, de forma que no sea necesario agachar o levantar la vista.

El orden también es importante: situados en la puerta de entrada, nos dirigimos primero a la derecha e iremos recorriendo la estancia en sentido inverso a las agujas del reloj. De esta forma tenemos asegurada la posición, es decir, por ejemplo, el quinto objeto siempre estará situado en la pared frente a la puerta, el octavo en la esquina inferior izquierda, etc. (posiciones pares en las esquinas, impares en el centro de las paredes). De esta forma, cuando quiera recordar qué memoricé en séptima posición no necesito recorrer la estancia pasando por el primer objeto, segundo, etc. sino que directamente me dirigiré al objeto situado en la pared izquierda (el séptimo).

A fin de que los objetos ubicados en la habitación san fáciles de recordar, todos ellos deberán guardar relación con un tema común. Es decir, vamos a crear estancias monotemáticas.

Por ejemplo, voy a dedicar una habitación a mi hermana pequeña, por lo que la amueblaré con objetos propios de ella. Voy a tomar su juguete preferido de cuando era niña, el libro de aquella asignatura que se le atragantaba en el instituto, el equipo de música que se compró al terminar los estudios, etc. Y para que resulte fácil recordar su posición, los sitúo en orden cronológico, desde lo más viejo de cuando era niña hasta lo más reciente ya de mayor. También prodría haber seguido un orden alfabético u ordenarlos por tamaño -del más pequeño al más grande, por ejemplo- pero en este caso me viene bien seguir la línea del tiempo.

 

 

De esta forma, cuando tenga que memorizar unos datos, los iré relacionando con cada uno de los objetos escogidos, tal y como lo haría con los muebles del comedor si estuviera utilizando el método loci en una estancia real.

Nota: La figura anterior es un plano esquemático de la habitación. Nosotros tenemos que imaginar esta estancia en tres dimensiones, como la sala de un museo que vamos recorriendo, encontrando los objetos, según avanzamos, expuestos en la posición señalada.

Tanto el suelo como el techo de la habitación -también la puerta de entrada- o bien son zonas neutras (sin objetos) o bien puedo utilizarlas para ubicar un objeto que señale el asunto sobre el que trata dicha habitación. Por ejemplo, tengo la costumbre muchas veces de llamar a mi hermana "baby", por lo que podría situar en la puerta una foto de ella cuando era bebé, o imaginar que del techo de la estancia cuelga un carrusel de estrellas como los que se ponen sobre las cunas de los bebés (bebé = baby = mi hermana pequeña).

Así, si utilizo la habitación de mi hermana para memorizar conceptos de aeronáutica, puedo imaginar la escena de un avión pilotado por un bebé, lo que me indica que los temas de aeronáutica (avión) los tengo memorizados en la habitación de mi hermana (bebé).

Insisto en que los objetos que amueblan las estancias de nuestros palacios de la memoria han de ser cosas con las que estamos muy familiarizados, que conocemos bien. Como has visto, un recurso muy a mano es crear una habitación dedicada a cada uno de nuestros familiares, pero hay muchas más posibilidades. Por ejemplo, ¿te gusta el fútbol? Pues crea una habitación con los mejores jugadores de tu equipo. ¿Te gusta leer? Pues otra habitación con las mejores novelas que hayas leído hasta la fecha. ¿Te gusta la cerveza? Pues dedicada una estancia a los diversos estilos o marcas de esta bebida.

Es más, si eres un verdadero entendido en fútbol podrás dedicar una estancia a cada equipo de la liga, y amueblarla con jugadores o detalles característicos del club (ya tienes material para crear tantas habitaciones como equipos conozcas). Si eres un apasionado de la lectura no tendrás problemas en dedicar cada estancia a un escritor, y llenar la habitación con novelas o curiosidades propias de ese autor. Y así puedes ir creando un grandioso palacio con las habitaciones del primer piso dedicadas al fútbol, las del segundo a la literatura, etc. o bien crear un palacio con estancias dedicadas a equipos de fútbol, otro palacio dedicado a escritores, etc.


El siguiente nivel

De todo lo dicho hasta ahora, el único inconveniente está en el limitado número de objetos que amueblan cada habitación, pues esto obliga a que para memorizar un volumen más o menos extenso de datos necesites recurrir a muchas habitaciones.

Si has llegado al punto en que ya has creado tu propio palacio (o palacios) de la memoria, has probado este método con éxito y deseas seguir utilizándolo para memorizar más información, podemos dar el siguiente paso de aumentar exponencialmente el número de objetos de cada estancia. Una forma sencilla de lograrlo es esta.

Por ejemplo, el último elemento en la habitación de mi hermana es el Yorkshire que adoptó el año pasado. Pues bien, en el espacio vacío alrededor del perro voy a ubicar una serie de objetos relacionados con el animal: la correa de paseo, el hueso de goma, el jersey de invierno, el cepillo para perros, las bolitas de pienso. Cuando haga mi paseo imaginario por la habitación de mi hermana, al llegar a la posición nueve no tendré solo un objeto, sino ese objeto más otros cuantos relacionados con él. Así, si a cada objeto principal ubicado en el centro de la pared o la esquina lo rodeamos de cinco objetos más, tendremos una estancia con más de cincuenta objetos con los que vincular datos.

Si, además, cada uno de estos objetos lo utilizo como el primero de una serie de datos que voy a memorizar mediante el método de la cadena, vemos que una sola estancia puede dar pie a la memorización de más de quinientos datos.

Pero existen muchas otras posibilidades a explorar. Una mente inquiera no se limitará a estancias rectangulares y pronto querrá probar nuevas formas, nuevos objetos o maneras de colocarlos, buscando siempre mayor efectividad. Por ejemplo, un tipo de estancia compleja pero muy interesante serían los torreones circulares, cuyo interior está formado por una escalera de caracol que lleva desde la base a la cima del torreón; aquí cada objeto se sitúa sobre un escalón, lo que crea una singularidad: si necesitamos diez escalones para dar una vuelta completa, el escalón 11 estará situado justo encima del escalón 1, y a su vez debajo del escalón 21... esto nos permitiría crear un cierto vínculo entre objetos situados en una misma línea vertical.

Y todo esto sin hablar de las posibilidades que nos brinda la geometría del palacio o la decoración de la fachada.


Epílogo

Los palacios de la memoria han sido un recurso muy utilizado a lo largo de la historia, no obstante, personalmente opino que se trata de un método anticuado, obsoleto: el código fonético junto a un buen grupo de palabras clave -que podemos ampliar o reducir tanto como necesitemos, sin ningún límite- constituye un método más sencillo, rápido y, por tanto, más eficiente.

Pero es verdad que los palacios de la memoria tienen cierta aura de magia y misterio que los hacen muy atractivos. Poseen la virtud de convertirnos en los arquitectos de nuestra propia memoria. Y, además, aún guardan algún secreto que no he querido desvelar; me lo reservo para, quizás, una futura segunda parte.

 

 

FIGURAS


Dimensiones de los espacios, según Johannes Romberch en su Congestorium artificiose memorie de 1533.


En este modelo de estancia se emplea la puerta como primer lugar, de tal forma que se redondea a diez el número de objetos. También sigue un orden inverso al que yo propongo, pues la tradición aconseja ir en el mismo sentido de la escritura, es decir, de izquierda a derecha, como las agujas del reloj. La imagen corresponde a Gulielmi Leporei, en su libro Ars memorativa de 1523.


Templo o palacio de la música, según Robert Fludd (1574-1637). Esta imagen la he visto como ejemplo de palacio de la memoria, pero se trata de un error ya que Fludd era contrario a los «palacios fabricados o erigidos por la invención de la imaginación» y aconsejaba emplear solamente estancias reales. En cualquier caso, es ilustrativo de cómo también podemos sacar partido al diseño de la fachada de nuestros palacios.

 

Otros artículos del mismo autor:



Comentarios

1

que chevere


2

Increíble, es lo que necesitaba. Empecé hace años con Ramón Campayo, un fenómeno, pero me falta aplicar los conocimientos que me trasmitió y ahora vosotros me lo estáis recordando. Merci beaucoup


3

Añadir estas practicas a mis dotes de observación me vendrá estupendamente. Podre retener muchos mas detalles, gracias por orientar una técnica conocida pero no explicada.


4

¿Y cual es el segundo gran secreto de los palacios de la memoria que te guardas para el segundo artículo?


5

Muchas felicidades y te estoy agradecido por el excelente artículo. Ahora, estamos a la espera de la segunda parte! Abrazo de Brasil.


6

yo puedo memorizar 2000 numeros del numero pi con el metodo de ramon campayo


7

si!, cuéntanos el secreto que guardas la verdad es que es muy interesante!¡, saludos desde México


8

si uno logra dominar este metodo que me parece muy importante, se podria convertir en una biblioteca andante, muchas gracias esta muy bueno. saludos de Colombia


9

Muy bueno, de utilidad práctica, gracias.


10

Me ha parecido algo fascinante a la vez que increíble un método el cual no es perfecto, pero contiene una innumerable e incontables posibilidades de estudio memorización o simplemente memorización de cosas domesticas. Simplemente fascinante gracias por tu aportación.

PD: Me podrías recomendar algún libro sobre el método en cuestión?


11

esta super el metodo esta bueno porque te ayuda arecordar las cosas y memorisaelas e incluso si cierra un momento los hojos recuerdas una serie de cosa.
gracias por el metodo saluddos desde nicaragua
Dario-Matagalpa


12

Buscando información para evitar la pérdida de la memoria ,encontré este artículo.Ha ampliado lo que sabía y, me ha dejado inquieta e interesada por conocer más al respecto.Agradezco tener esta oportunidad y te felicito por hacer de quien te lee, personas menos ignorantes y ¡con mejor memoria!.DIOS TE BENDIGA Rosina ,de Culiacán,Sinaloa .México.


13

Hasta ahora no había leído algo tan interesante en lo que respecta a la memoria. Es increíble lo puedes memorizar de esta manera, con este método tan excelente. Les estoy muy agradecido, porque estoy contento al haber encontrado este maravilloso tesoro de conocimiento, de nuevo mil gracias. Sinceramente Ruperto A. Yépez, (Desde Valencia, Edo. Carabobo, Venezuela.


14

Una explicacion sensacionalista, basicamente un palacio de la memoria puede creaerse a partir desde cualquier punto de nuestra mente. No hay necesidad de de extenderse en teoria compañeros, intentan memorizar? o intentan recordar?, sus recuerdos son la llave, los datos o aquellos que ustedes utilizaran en su palacio.
Piensen cual es el lugar conocen muy bien? su casa o la escuela de cuando eran niño, en la mnemotecnia deben aprender asociar los nuevos datos con lugares que vosotro conoceis pèrfectamente. Yo tengp mi palacio y he asociado todo lo que estoy aprendiendo con cosas y llugares que conozco muy bien, hice puertas en casas, edificios con ascensores, y todo mi palacio esta conectado de una u otra forma.

Hasta ahora he avanzado bastante, y dejenme decirles que la ultima vez que recorri mi palacio por entero tarde casi cuatro horas, y solo loestaba recorriendo. Hice tantas puertas y conexiones que ahora si quisiera escrbir todo lo que tengo guardado en mi palacio me llevaria todo el dia y ni aun asi temrinaria.

aunque claro si yo quiero consultar algo sobre anatomia solo debo llegar a esta casa, abro laa puerta y veo en un mueble, un puertecilla en la que si quiero abrir saldra una camilla dd acero con un cuerpo adulto, hay libros referente a partes especificas de este cuerpo, y eso no es todo a mi derecha hay una entrada cubierta com una cortina sencilla de color blanco y dentro podría describirla como una sala compleja, veo pizarras y en el dibujos del cuerpo humano, tambien mas cuerpos humanos(niños, jovenes, adultos, ancianos) para una morgue jejeje.

Adios amigos y suerte en vuestro palacio mental.


15

tuve un maestro genial, inteligente y super- memorioso. se sabía en orden, saltados, al revés y al derecho todos los artículos del código civil.
Cientos de definiciones, otras tantas citas con sus autores. Se paseaba por el derecho romano.
Don Benjamín Cid, que así se llamaba, nunca compartió su secreto.
Se dice que, cuando joven, recorría largas calles,alamedas, avenidas, y calles comunes, e iba mirando el paraje mientras estudiaba su código civil.
PREGUNTAS:
1 ¿ERA CADA CUADRA UNA LARGA PIEZA. UNA SUMA DE FACHADAS CON SU NÚMERO, O CELDILLAS PARA GUARDAR DETERMINADOS DATOS.
2 ¿SERÍA POSIBLE QUE AL FINAL DE CADA CUADRA, SE IMAGINARA UNA PUERTA CENTRAL QUE COMUNICABA A OTRA CUADRA SUCESIVA, Y ASÍ , TODO EL TIEMPO DE LA EXPERIMENTACIÓN.


16

Creo que una habitación puede albergar tantos objetos como uno quiera, solo tiene que ser lo suficientemente grande y detallada, para que en vez de seguir el método cadena, las características estén plasmadas en los detalles del objeto.
Espero haber ayudado.


17

Muy guay, me reforzo a lo que hacia de manera inconsiente


18

Este artículo es perfecto, mil gracias por el aporte


19

perfecto


20

Muy bueno


21

es mejor aplicar este método haciendo uso de habitaciones o lugares que están familiarizados en la vida real


22

Buenos días, me gustaría saber cuantos lugares necesitamos tener para diseñar un buen palacio de la memoria


23

comenzare a practicar de inmediato!!! el vaticano me va a venir flojo jaja


24

Me a parecido muy interesante. Espero que hagas una segunda parte y no nos dejes con la intriga de ese secreto que no quieres revelar.


25

Alo?


26

La mente, un lugar maravilloso. A pesar de que nos pertenece, de que la alimentamos día a día y que creemos saber lo que en ella hay, no sabemos la magnitud de lo que pueda esconder y de lo que es capas de hacer.


27

me motiva a estudiar más


28

ars memoriae


29

Me abrió una puerta a la memoria, creatividad y curiosidad , gracias, Inés de buenos aires Arg.


30

Lo empleo desde niño. Instituto BORG-Irlanda.Muy provechoso.excelente ayuda


31

Lo probaré


32

Podrías decir el secreto ya, y tal...


33

lo estoy haciendo


34

Es simplemente increible lo que nuestra memoria puede guardar con tan solo una habitación.
Me ha ayudado muchísimo.


35

sherlock


36

me gusta , pero falta mas informacion a detalle y el por que


37

la vida es una


38

Yo pensaba que estaba loca, primera vez que leo de este método. Desde que estaba pequeña recordaba lugares en los que ya he estado, escuela primaria, residencias, casas, y a veces por las mañanas o noches me metía y recorría esos lugares, y no tanto así, sino que recordaba olores, sensaciones , pasto, humedad, pero... Un día desee que mi memoria olvidara.. Y destruí tan hermosos lugares. Ya que deje de visitarlos. Ahora iniciaré nuevamente. Pero con leyes. Abrazos. Y sí es mágico.


39

Gracias señor!


40

Voy a empezar a utilizarla


41

Puedo repetir con la misma habitación con otras materias o temas distintos?


42

Yo lo he empleado en una lección. Memoricé 95 lugares pero por las calles de mi ciudad. La lección empezaba así. LA ESCOLASTICA..veo la escuela donde me recibí...la cuadra siguiente hay un consultorio y tiene un doctor...ES UNA DOCTRINA ...TEOLÓGICA...veo en la cuadra siguiente hay un local religioso... Y FILOSOFICA...en la cuadra hay unos carniceros con cuchillos muy filosos... DE LA.EDAD MEDIA ...... en la cuadra siguiente vive mi amiga y la visto con ropa de la época...QUE INTENTA....hay una clínica con muros muy altos y un hombre intenta subir al muro... EXPLICAR ... dos personas discutiendo y uno le intenta explicar al otro algo y gesticula...LOS DOGMAS.. hay una veterinaria de perros con chalecos con el signo + dog en inglés me recuerda dogmas...,DE LA RELIGION CRISTINA .... al lado hay una capilla de otra religión pero me la imagino cristiana...MEDIANTE LAS IDEAS DE LOS FILOSOFOS..en la cuadra siguiente hay una librería y me imagino a un gran aristóteles acomodándose las medias y en la cabeza arriba muchos focos..LAS IDEAS..ahí termina el párrafo...en la cuadra siguiente hay una estación de trenes y una casa antigua ....eso me.recuerda A PARTIR ....por el viaje en tren...DEL SIGLO XVI..la casa muy vieja.y.sigo así recorriendo y recorro muchas calles....el problema que tengo es que don varios temas y ocupo muchas calles y no sé ubicar las palabras en otros lugares en mi mente solamente en calles y ya me estoy quedando sin calles porque para otra lección no lo hago en las mismas calles. En esta lección memoricé muchos lugares. Pienso que con práctica debo usar menos...saludos.


¿Tú qué opinas?
Aquí puedes dejar un comentario acerca de este artículo.


tecaze