Afantasía

Afantasía

El asunto empieza a tomar cuerpo cuando en un artículo de la revista Discovery, marzo 2010, se menciona la historia de un arquitecto jubilado de 65 años, identificado solamente por las iniciales MX, que tras una operación coronaria pierde la capacidad de imaginar, de construir en su mente imágenes de cualquier tipo.

Preocupado, acude al neurólogo Adam Zeman de la escuela médica de Exeter que no puede hacer nada por ayudarle pero, junto al especialista Della Sala de la universidad de Edimburgo, ve la oportunidad de aprender más acerca del funcionamiento de la mente y propone a MX participar en un proyecto de investigación.

El artículo relata como la mente de MX se enfrenta a los retos de distintas pruebas, unas veces con resultados previsibles, otras con respuestas muy alejadas de lo que se consideraría normal.

Pero el verdadero descubrimiento es lo que sucede a continuación.

A raíz de este artículo muchas personas empiezan a contactar con Adam Zeman al verse reflejados en la figura del paciente MX, pues ellos también son incapaces de visualizar o representar en su mente figura alguna. Pero no a causa de algún accidente, sino que ya nacieron así: en ellos es una característica innata.

Estas personas relatan, por ejemplo, estar convencidas de que eso de contar ovejas para dormirse solo era una forma de hablar, pues no concebían que alguien pudiera realmente imaginar una oveja saltando una valla; para ellos eso es imposible.

Tras unos primeros estudios, Adam Zeman ha estimado que aproximadamente un 2% de la población vive con esta limitación, tienen «ciego» el «ojo de la mente», y ha acuñado un nuevo término para definir esta característica: afantasía.

Para la mnemotecnia este es un hecho muy revelador, pues las clásicas técnicas de memorización se apoyan sobre un pilar básico: la capacidad de imaginar, de representar en la mente escenas de cualquier tipo. Para una persona incapaz de realizar este ejercicio la mnemotecnia ha de resultar algo verdaderamente absurdo.

¿Significa esto que dos de cada cien personas tiene vetadas las técnicas de memorización?

No del todo.

Es cierto que las técnicas más eficaces y utilizadas se engloban dentro de lo que denominamos mnemotecnia visual: son aquellas que requieren visualizar o representar figuras en la mente (algunos consideran que esta es la única y verdadera mnemotecnia siendo lo demás tan solo trucos que, bueno, sí, a veces pueden ser útiles, pero no son verdadera mnemotecnia). Personas con afantasía tienen esta parte vetada.

Pero lo que no se consigue con la mnemotecnia visual, se puede compensar con la mnemotecnia verbal y racional (véase el índice de La pastilla verde). De hecho, las personas con afantasía no arrastran ninguna invalidez ni les supone esto una limitación, tan solo procesan las cosas de forma distinta. Por tanto, es cierto que no podrán hacer uso de la mnemotecnia habitual pero, por contra, seguramente estarán en mejor disposición de aprovechar esas otras mnemotecnias tradicionalmente poco valoradas.

Otros artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *