Lugares del cuerpo

Lugares del cuerpo

Siguiendo el hilo de una entrada anterior (Cuadros), hoy voy a presentar otro esquema de lugares para el método loci no muy habitual en nuestros días, pero que fue popular en otros tiempos. Se trata, sencillamente, de aprovechar el cuerpo humano.

Como ya he dicho en alguna ocasión, el método de los lugares es muy versátil y cualquier serie ordenada de elementos perfectamente puede constituir los lugares de una ruta. En este caso, vamos a preparar una ruta o itinerario a través de nuestro propio cuerpo: pie (lugar 1), tobillo (lugar 2), pantorrilla (lugar 3), rodilla (lugar 4), etc. Continuar leyendo “Lugares del cuerpo”

Sobre los palacios de la memoria

Palacio de la memoria

Si en la entrada anterior describía una modalidad de método de los lugares hoy prácticamente desconocida (Cuadros), en esta ocasión trataré la circunstancia opuesta, una modalidad muy conocida pero de forma errónea: los palacios de la memoria.

Pero, antes de entrar en materia, aclaremos conceptos: ¿qué es exactamente un «palacio de la memoria»? Continuar leyendo “Sobre los palacios de la memoria”

Cuadros

Paleta

El método de los lugares o método loci (véase La pastilla verde, capítulo 3, pág. 33) es un sistema muy versátil que admite multitud de posibilidades: cualquier sucesión ordenada de elementos que conozcamos bien puede hacer la función de ruta o itinerario.

Una modalidad hoy desconocida, pero que en otras épocas fue común, consiste sencillamente en aprovechar un cuadro o pintura como base para nuestro método loci: el único requisito es que se trate de un cuadro que nos guste, que nos apasione y que, en definitiva, conozcamos «de memoria». Continuar leyendo “Cuadros”

Mubodilefa

Gottfried Leibniz
Gottfried Leibniz

Para dotar de valor a determinada materia, un estrategia muy común consiste en echar mano de personajes famosos y vincular sus nombres al de la materia en cuestión, transmitiendo la idea de que si tal figura trabajó en esto, es porque esto debe ser importante.

Algo así ocurre con la mnemotecnia y Leibniz.

En efecto, no es raro ver el nombre del famoso filósofo y matemático alemán luciendo como una figura destacada en el ámbito de la mnemotecnia, cuando la realidad es que su aportación a esta disciplina fue más bien testimonial, por no decir nula. Continuar leyendo “Mubodilefa”

Ben system

Ben system

Al igual que Dominic O’Brien, Jonathan Hancock o Gunther Karsten, el nombre del británico Ben Pridmore se ha hecho conocido a raíz de sus éxitos en los campeonatos mundiales de memoria (es el ganador de las ediciones de 2004, 2008 y 2009) y ha ideado el llamado Ben system, que explico a continuación.

Ocurre a menudo que, cuando pasas mucho tiempo entregado a una actividad, terminas por desarrollar un estilo particular, una forma propia de trabajar. Esto ocurre también con las técnicas de memorización y es lo que le sucedió a Ben Pridmore.

Una práctica habitual con el código fonético es considerar en las palabras numéricas tan solo las dos primeras consonantes, de forma que resulte fácil y rápido encontrar una palabra para cualquier par de dígitos. De este modo, el número 974191 lo separo en 97-41-91 y rápidamente se convierte en pájaro-catarata-patada, por ejemplo (véase La pastilla verde, capítulo 13, pág. 133). Continuar leyendo “Ben system”

Personalizar el sistema Dominic

Dominic O'Brien
Dominic O’Brien

Existen múltiples formas de utilizar el código fonético para representar los números del uno al cien. Si en una entrada anterior veíamos un modelo del siglo XIX (Tavola di Coccetti) hoy vamos a tratar un modelo más actual derivado del sistema Dominic, idea del británico Dominic O’Brien, también citado en una entrada anterior (Memorizar números binarios).

La idea básica es la siguiente: representar los números mediante personajes conocidos aprovechando las iniciales de su nombre y apellido. Continuar leyendo “Personalizar el sistema Dominic”

¿Cuántos barcos naufragaron?

¿Cuántos barcos naufragaron?

Una técnica conocida, pero poco utilizada, consiste en representar números mediante frases donde la primera letra de cada término corresponde a un dígito según la equivalencia que nos proporciona el código fonético (véase La pastilla verde, capítulo 11, pág. 114). Aquí utilizamos, en lugar de una palabra numérica, algo más parecido a una frase numérica.

Por ejemplo, para recordar el año de la llegada a América, imaginemos a Colón ante los reyes católicos que le preguntan: «Dime, ¿cúantos barcos naufragaron?» (d=1, c=4, b=9, n=2; 1492); el dato se encierra en la frase numérica, que es el elemento a memorizar (véase en La pastilla verde el capítulo 9 dedicado a las frases memorativas). Continuar leyendo “¿Cuántos barcos naufragaron?”

Memorizar números binarios

Memorizar números binarios

La primera vez que me hablaron sobre memorizar números binarios, pensé: «¡Vaya estupidez! ¿Para qué va a querer nadie memorizar una ristra de ceros y unos?».

Después descubrí el motivo.

En los campeonatos mundiales de memoria –World Memory Championship– hay una prueba que consiste, sencillamente, en memorizar números. Con la ayuda del código fonético (véase La pastilla verde, capítulo 11, pág. 114) superar ese reto no es demasiado complicado, por lo que Dominic O’Brien –que alcanzó fama con sus éxitos en estos campeonatos– propuso aumentar la dificultad presentando los números en sistema binario, es decir, a base de ceros y unos.

Y así se inicio una nueva moda. Continuar leyendo “Memorizar números binarios”

Tavola di Coccetti

Para trabajar con números, uno de los recursos mnemotécnicos más utilizados en nuestros días es el de las palabras numéricas (véase La pastilla verde, capítulo 11, pág 113). Estas palabras numéricas se construyen conforme el código fonético que todo apasionado por las técnicas de memorización conoce bien.

Pero lo que no es tan conocido son las distintas formas que existen de confeccionar y utilizar este código fonético: aun con alguna ligera variación, siempre se ha utilizado el mismo modelo, pero esto no significa que a lo largo de la historia no se hayan propuesto diversas alternativas que, por una razón u otra, no han llegado a popularizarse. Una de las más originales fue la Tavola di Coccetti. Continuar leyendo “Tavola di Coccetti”