El experimento con buzos

20160907-fs8

En el capítulo primero de La pastilla verde, al citar a Quintiliano se menciona la «memoria dependiente de contexto» y el curioso experimento que, junto a Duncan Godden, realizó el psicólogo británico Alan Baddeley con buzos (nota nº 3, pág. 197).

Baddeley conocía la experiencia de un amigo suyo que tenía a su cargo un equipo de submarinistas dedicado a observar el comportamiento de los peces cuando eran capturados o escapaban de las redes de arrastre. Cuando los submarinistas volvían a la superficie y se ponían a anotar lo observado, muchas cosas se les pasaban por alto o simplemente no las recordaban. Tanto era así que, al final, su amigo terminó por sumergir a los buzos con magnetófonos de modo que fuesen narrando aquello que veían y recuperar después los datos a través de las grabaciones, ya que no podía fiarse de sus memorias.

Este hecho despertó la curiosidad de Baddeley. Probablemente, el olvido se debiese a que los buzos debían recordar en un entorno distinto de aquel donde habían presenciado los hechos. Para confirmarlo, junto con Godden diseñó un simple experimento en el que a los submarinistas les hizo escuchar cuarenta palabras, a unos en la playa, a otros a tres metros bajo el agua, para después examinar “la memoria de los submarinistas en el mismo o en el otro entorno, pidiéndoles que recordaran tantas palabras como pudieran”.

El resultado: de las cuarenta palabras escuchadas en tierra, casi todas se recordaban estando en tierra, pero bajo el agua apenas recordaban poco más de la mitad. Y viceversa, es decir, los que aprendieron las palabras bajo el agua, sumergidos recordaban más de treinta, pero en superficie con apuros llegaban a veinte.

La conclusión, previsible, fue que “la capacidad para recordar correctamente una información depende mucho del contexto”.

Por eso a veces, en la sección de sucesos de los periódicos, leemos aquello de “la policía ha llevado a cabo una reconstrucción de los hechos”; esto es con el propósito, no solo de verificar declaraciones, sino para que los propios testigos, al verse en el mismo escenario donde ocurrieron estos hechos, recuerden detalles que pudieran haber pasado por alto.

Y como esto, muchas otras cosas: los actores siempre hacen los últimos ensayos en el mismo teatro donde representarán la función; en las competiciones importantes, los futbolistas (y deportistas en general) siempre hacen al menos un entrenamiento en el estadio donde al día siguiente han de competir; etc.

Otros artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *