Reglas mnemotécnicas

Reglas mnemotécnicas

Aquellos que desconocen el vasto universo de las técnicas de memorización suelen asociar la palabra mnemotecnia tan solo al reducido campo de los acrónimos o acrósticos, pequeños trucos como lo de las tres erres RRR del ecologismo (Reducir, Reutilizar, Reciclar) o la famosa expresión «La BBC NO FuncioNa» (representa la segunda fila de elementos de la tabla periódica: Litio, Berilio, Boro, Carbono, Nitrógeno, Oxígeno, Fluor, Neón).

Cada uno de estos trucos o «muletas», que ayuda tan solo a recordar un dato muy concreto, habitualmente se les conoce como regla mnemotécnica. Cuando reunimos varias de estas reglas tenemos lo que se llama un «diccionario de mnemotecnias» o, simplemente, «mnemotecnias». Veamos algunas modalidades:

* Los siete pecados capitales se resumen en el término SALIGEP (Soberbia, Avaricia, Lujuria, Ira, Gula, Envidia, Pereza).

* Los lados de babor y estribor, ¿cuál indica derecha y cual izquierda? Imagina a Colón navegando hacia América y recuerda esta frase: Colón tenía «a babor el bochorno ecuatorial, a estribor la estrella polar».

* «Ah, frígido, vas y vienes». Esta frase nos señala la temperatura del cero absoluto, -273’16º (cuenta el ńumero de letras de cada palabra).

* Ortografía con rimas: «Hasta con hache, preposición; asta sin hache, cuernos son».

* Etc.

A pesar de que no constituyen el recurso más eficaz (véase La pastilla verde, capítulo 8, pág. 91), estos trucos son muy populares entre estudiantes, especialmente entre estudiantes de medicina (en español no es muy habitual, pero en inglés es fácil encontrar libros enteros de medicina que no son más que extensas recopilaciones de mnemotecnias médicas).

Algunas son sencillas, por ejemplo:

* Los huesos del carpo corresponden a la mano, los del tarso al pie. Esto se recuerda teniendo en cuenta que «con los carpos coges, con los tarsos trotas».

* Las partes del intestino grueso -ciego, colon y recto- se recuerdan con la frase: «Ciego era Colon, pero navegaba recto».

Pero hay otras que son cualquier cosa menos simples, por ejemplo, esta de cardiología (y no es la más complicada que he visto):

* Factores de riesgo cardiovascular no clásicos: «La CIA y el FBI PECAn de riesgo cardiovascular» (HiperhomoCIsteinemia, Hiperlipoproteinemia A, HiperFibrinogenemia, pro-BNP, Proteína C Reactiva, ECA [gen de la ECA]).

No cabe duda de que, puntualmente, estas mnemotecnias pueden ser de gran ayuda, pero están lejos de resultar la panacea: no constituyen una herramienta universal con la que memorizar cualquier dato. Reglas complejas, como la del ejemplo anterior, no sé hasta que punto son realmente útiles.

El consejo final, pues, es este: utiliza este recurso, construye tus propias reglas mnemotécnicas, pero busca siempre la máxima eficacia creando mnemotecnias ingeniosas al mismo tiempo que sencillas; de otro modo, corres el riesgo de que resulte más fácil recordar los datos –directamente– que la mnemotecnia.

Fuentes.
Los ejemplos de esta entrada son algunos de los que aparecen recopilados en el libro Ayudando a la memoria de Josep M. Albaigès, excepto el último que aparece en Reglas mnemotécnicas AMIR, Academia de estudios MIR, S.L.

Otros artículos

1 opinión en “Reglas mnemotécnicas”

  1. Luis, ¿Podrías hacer algún artículo tratando en profundidad el sistema PAO (Person-Action-Object) y el Ben system?
    Además me gustaría saber que otras técnicas o variaciones hay dentro de la mnemotecnia.

    Gracias de antemano!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *