Mnemotecnia.es
Menú
Web para la difusión del arte de la memoria en español
Mnemotecnia.es
Web para la difusión del arte de la memoria en español
Libros
InicioLibros ▸ Memoriza como Sherlock Holmes
Memoriza como Sherlock Holmes

Steve Allen

Año:2017Editorial:Amazon

 16/9/2019

Steve Allen

 16/9/2019


Año:
2017

Editorial:
Amazon

Ante el aparente caos de la industria editorial y la carrera de obstaculos que supone para cualquier autor ver publicada su obra —y todo para, al final, obtener escasos o nulos beneficios (¡puedo dar fe de ello!)— no es de extrañar que muchos escritores opten por soluciones de autoedición como las que ofrecen plataformas tipo Amazon. Tal es el caso de la obra que nos ocupa.

Que cada cual pueda publicar libremente lo que le venga en gana, sin el filtro de un editor, en principio no tiene por qué ser malo... pero en este caso lo es. Estamos ante un libro que, más que un libro, es una anécdota. Y eso que no carece de elementos positivos, pero vayamos por partes.

El título Memoriza como Sherlock Holmes obedece únicamente a que en la moderna serie de televisión el personaje de Conan Doyle menciona la técnica de los «palacios de la memoria», lo que ha dado cierta popularidad a esta expresión.

La falacia del subtítulo es más descriptiva, «aprende y domina la técnica del palacio de la memoria». ¿Por qué es una falacia? Porque el autor es uno de estos despistados —tan habituales en nuestros días— que no distingue derecha de izquierda y a cualquier cosa la llama «palacio de la memoria».

En realidad, lo que pretende describir es el clásico método de los lugares. De hecho, afirma: «Un palacio de la memoria no tiene que ser un palacio, ni siquiera un edificio de algún tipo, sino que es simplemente una serie de lugares que conoces muy bien». Entonces... si un «palacio» no es un palacio, ¿por qué llamarlo «palacio»?, ¿no sería más fácil usar el nombre «método de los lugares», tal como se ha hecho siempre? (véase al respecto Sobre los palacios de la memoria).

Y otra cuestión con la que tampoco estoy de acuerdo. Me parece estupendo narrar o explicar las cosas con un tono jovial, alegre, positivo... pero dentro de unos límites que eviten hacer el ridículo. Nuestro autor, en un optimismo exagerado hasta el absurdo escribe tonterías del tipo: «tu cerebro sencillamente no podrá dejar de aprender» o «no podrás olvidar, aunque quieras». Falsedades, por si alguien lo dudaba.

No obstante, como decía al principio, también hay aspectos positivos. En unas breves páginas de introducción el autor muestra haberse informado un poco —lo que contrasta con lo expuesto anteriormente— y menciona la aventura de Simónides de Ceos, el clásico texto Rhetorica ad Herennium (que equivocadamente atribuye a Cicerón) e incluso un par de estudios relacionados con las técnicas de memorización, incluyendo en famoso efecto Von Restorff.

Tampoco tiene un mal planteamiento, pues el grueso del libro está dedicado a explicar la técnica de memorización mediante un buen ejemplo —por extensión y dificultad—: cómo memorizar los títulos de las 31 obras de Shakespeare.

Sin embargo, el desarrollo del ejemplo tiene un «pero»: no es que lo haga mal, es que está utilizando una mezcolanza de técnicas que ahí no hay quien se aclare; tenemos el método de los lugares (un poco), la técnica del relato o historieta (un mucho) y hasta el método del enlace o la cadena (que tampoco se pierde la fiesta).

Cierto es que en el mundo real tendemos a combinar técnicas y pocas veces utilizamos una técnica de forma pura o única; pero si estás explicando el método de los lugares, lo correcto sería ceñirse al método de los lugares y no mezclar cosas, es decir, si vas a hacer una limonada utiliza solo limones, no mezcles limones con pomelos, naranjas y mandarinas.

Y para bien o para mal, ahí termina todo. Un par de páginas más con unos consejos finales —bastante acertados, la verdad— y unas listas de datos para memorizar y ejercitarse. Se acabó.

Las aproximadamente cincuenta páginas impresas que ocuparía este libro no nos ofrecen más que una vaga idea del «método de los lugares», algunos conceptos básicos que si ponemos en práctica imitando el ejemplo desarrollado nos van a dar algún buen resultado, pero nada más.

Tras finalizar la lectura, mi impresión —y puedo estar perfectamente equivocado— es que tras leer un par de libros y pasar una tarde practicando con las técnicas, emocionado por los espectaculares resultados el autor ha querido compartir con los demás las maravillas de la materia recién descubierta. Así, redacta su libro más desde el entusiasmo que desde el conocimiento. Seguramente creerá que, con este libro, ha logrado condensar en un pequeño manual práctico el secreto de una gran memoria, cuando la realidad es que apenas ha llegado a las puertas de un mundo aun por descubrir.


Enlace Amazon:
Memoriza como Sherlock Holmes

¡COMPARTE!

facebook   twitter   pinterest

ENVÍA TU COMENTARIO




 He leído y acepto la Política de privacidad.

NOTA


Las valoraciones mostradas en esta web tan solo son la opinión personal de Luis. Tú también puedes participar enviando un comentario.

SUGERENCIAS


Si deseas ver publicada una crítica sobre algún título en particular, envía tu propuesta a:

luis@nom@dom@mnemotecnia.es

ÍNDICES

AutoresTítulosCronológicoCubiertas

ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO + VISTO

NOTA

Las valoraciones mostradas en esta web tan solo son la opinión personal de Luis. Tú también puedes participar enviando un comentario.

SUGERENCIAS

Si deseas ver publicada una crítica sobre algún título en particular, envía tu propuesta a:

luis@nom@dom@mnemotecnia.es