Mnemotecnia.es
Menú
Web para la difusión del arte de la memoria en español
Mnemotecnia.es
Web para la difusión del arte de la memoria en español
La pastilla verde
InicioLa pastilla verde ▸ Descubrir a Salvio Aliu
Descubrir a Salvio Aliu

CATEGORÍA:  AventurasHistoria

ETIQUETAS:  AliuilusionismolibromagiamemoriamentalistaprestidigitaciónSaltSalvioSas Richard

 13/9/2019

La magia de la memoria

Cuando me presentan a alguien y comentan he escrito algunos libros de mnemotecnia (por ejemplo —claro está—, La pastilla verde) la reacción habitual es preguntar: «nemo... ¿qué?». Y es que la mnemotecnia constituye una materia tan marginal que muchas personas ni tan siquiera saben que tal cosa existe.

Resulta comprensible, por tanto, que si la materia es desconocida, más desconocidas aun sean las firmas de quienes contribuyeron a su desarrollo y difusión. Es lo que ocurre con el nombre Salvio Aliu, que más allá de algún friki o alma descarriada —como la de quien escribe estas palabras—, es un completo desconocido.

Y, sin embargo, es el autor de uno de los libros de mnemotecnia más interesantes de cuantos se han escrito en español.

Conozcamos un poco su figura, aunque adelanto que es poco lo que he conseguido descubrir (que estas tareas constituyen toda una odisea; véase, por ejemplo, El misterio de Sierra de Luna). La mayor parte de los datos biográficos los he encontrado en el número 104, mayo de 1989, de la revista «La farga».

Salvio Aliu i Serra nace en Figueres en 1921, pero siendo aun niño su familia se traslada a Salt, junto a Girona, donde residirá siempre. A pesar de no poseer una gran condición física su pasión por el deporte le llevó a convertirse en un buen futbolista y atleta, destacando en la modalidad de salto con pértiga. El joven Salvio fue instructor de educación física.

Durante los meses de verano organizaba campamentos para muchachos donde se hacían excursiones por la montaña y otras actividades al aire libre. Sin embargo, los días de lluvia solían estropear estos planes, así que a Salvio se le ocurrió aprender algunos trucos de magia con los que distraer a los chicos durante los ratos de lluvia.

Y así es como, casi sin querer, se inició en el mundo de la magia, que con el tiempo llegaría a dominar realmente bien: actuó en ferias y teatros como mentalista bajo el nombre artístico de profesor Sas Richard y fue miembro de diversas sociedades de magia o ilusionismo, tanto nacionales como extranjeras.

Dentro del mentalismo hay una asignatura que todo aspirante debe conocer bien: la mnemotecnia. Aunque hasta la fecha no he encontrado ningún testimonio que pueda dar fe de ello, es evidente que Salvio debió ser un gran experto en esta materia: la prueba evidente es su excelente libro titulado La magia de la memoria, publicado en tres volúmenes dentro de la colección «Biblioteca de juegos, prestidigitación e ilusionismo» (volúmenes del 30 al 32) de año 1952.

NOTA: este libro es difícil de conseguir hoy en día (personalmente, tan solo tengo el tomo 3 y unas fotocopias del 1; si conozco la obra completa es por la edición en portugués: Como se consegue uma memoria prodigiosa, Porto, 1952 y 1960) así que para leerlo seguramente haya que acudir a alguna biblioteca como la BNE.

Lo original en esta obra es que está redactada a modo de novela. El protagonista —el propio Salvio— tiene un sueño en el que se encuentra con grandes maestros de la mnemotecnia que le van desgranando los misterios de este arte. El libro es una descripción del sueño (en esto se parece a la Arcadia Pictorica de Parrasio Tebano) y de cuanto le van enseñando estos maestros que no son personajes ficticios, sino figuras reales (aunque en situaciones imaginarias): Atkinson y Beals, autores del título El poder mnemotécnico, y sobre todo Martins Oliveira, un mago portugués de extensa bibliografía con la que se han formado muchos magos (no confundir con Oliveira Martins, un compatriota historiador y político de nombre similar).

Salvio Aliu falleció relativamente joven, a la edad de 39 años. No escribió, hasta donde he logrado averiguar, ningún otro libro. Tampoco sé hasta que punto logró dejar huella en el mundo de la magia, pero sí sé que con este título alcanzó un lugar destacado en la historia de la mnemotecnia española aunque, irónicamente, hoy nadie se acuerde de él.

¡COMPARTE!

facebook   twitter   pinterest

ENVÍA TU COMENTARIO




 He leído y acepto la Política de privacidad.

ÚLTIMOS COMENTARIOS

FEED RSS